miércoles, 8 de marzo de 2017

¿Qué es teoría?


teoría
Del gr. θεωρία theōría.
1. f. Conocimiento especulativo considerado con    independencia de toda aplicación.
2. f. Serie de las leyes que sirven para relacionar   determinado orden de fenómenos.
3. f. Hipótesis cuyas consecuencias se aplican a toda una     ciencia o a parte muy importante de ella.
4. f. Entre los antiguos griegos, procesión religiosa.
teoría de cuerdas, o teoría de supercuerdas
1. f. Fís. teoría unificada del universo, en la que se afirma   que los constituyentes básicos de la naturaleza no son partículas fundamentales, del tipo del electrón, sino ultradiminutos filamentos unidimensionales llamados cuerdas.                         
en teoría

1. loc. adv. Sin haberlo comprobado en la práctica.


  “Ea pues, que yo voy a contarte (y presta tú atención al relato que me oigas)
los únicos caminos de búsqueda que cabe concebir:
el uno, el de que es y no es posible que no sea,
es ruta de Persuasión, pues acompaña a la Verdad;
el otro, el de que no es y el de que es preciso que no sea,
éste te aseguro que es sendero totalmente inescrutable.
Y es que no podrías conocer lo que no es -no es alcanzable-
ni tomarlo en consideración”- Parménides-

  “Digamos ahora cuál fue la causa que llevó al Creador a crear el devenir y este universo. (…) Ya que el Dios quiso que todo fuese bueno y que nada fuese, en la medida de lo posible, mezquino, tomó todo cuanto era visible que no producía tranquilidad, sino que se movía desordenadamente y sin organización, y lo condujo desde el desorden hasta el orden, entendiendo que éste era mucho mejor que aquél. Reflexionando consigo mismo encontró que entre los objetos visibles de la naturaleza nunca podría existir un universo sin razón más bello que uno que lo tuviese, y que sería imposible, a su vez, que estuviera presente en algo la inteligencia sin estar unida al alma”. -Platón Timeo-
  El término teoría se remonta a orígenes religiosos: theoros se llamaba al representante que las ciudades griegas enviaban a los festivales públicos, etimológicamente en sentido primitivo es una contemplación de lo sagrado en la que el theoros se embelesa. En filosofía, se transforma en una perspectiva del cosmos, como frontera entre el ser y el tiempo fundando la ontología entre el Poema de Parménides y el Timeo de Platón, reservando la teoría al logos como una roca inmutable frente a lo perecedero y la doxa (opinión).
  La teoría es un esforzarse por fundirse con el cosmos, en palabras de Goethe, ¿anhelas lo infinito? Ve tras lo finito en todas las direcciones. Y esa perfección de la armonía impone la tarea de interiorizarla como un ejercicio de mimesis. En otras palabras, la teoría es un fundir el alma con la vida, para forjar un carácter que no sea una mera entelequia, sino búsqueda de la virtud en sentido extenso.
  “Las primeras construcciones del lenguaje señalaban ya lo ideal; aquello que no veían los ojos, sino solo las palabras. Y de la misma manera que el cuerpo respondía con la experiencia de los sentidos a los estímulos del mundo, la mente se nutría de los primeros atisbos de idealidad y de las iniciales versiones de la racionalidad” -Emilio Lledó-
  Este concepto de la teoría trazó el camino de la filosofía. En las ciencias empírico-analíticas hay un compromiso con la actitud teórica que las libera del interés orientador, y las ciencias positivas comparten igualmente dicha pretensión aunque terminen por arruinar la tradición, entre un sentido metódico de la actitud teórica y la suposición de un mundo independiente del sujeto cognoscente.
  “La actividad científica culmina en la construcción y contrastación de teorías de gran alcance y poder explicativo y predictivo. ¿Qué son las teorías? Las teorías científicas son algo muy complejo que, al menos en parte, está en los cerebros de los científicos, pero la plasmación concreta de las teorías en su insondable complicación neural sobrepasa nuestra capacidad cognitiva. (…) Las teorías se pueden caracterizar y de hecho se han caracterizado de diversas maneras, por ejemplo, sintácticamente, semánticamente y pragmáticamente”.- Jesús Mosterín-
  Una teoría cualquiera fija unos modelos. En lenguaje coloquial usamos el término modelo como algo o alguien que posa para un uso artístico, pero en ciencia, modelo es aquello a lo que se refiere la teoría, en cierto sentido como opuesto a ella pero dentro de un sistema en el que se cumplen las predicciones científicas y su alcance. Por ejemplo, en la Fórmula 1 los simuladores permiten avanzar el desarrollo tecnológico de los motores evitando el sobrecoste pero buscando el comportamiento que tendrá el monoplaza en relación con las leyes de la aerodinámica.
  La sociedad esclavista estableció una distinción radical entre la palabra (ciudadanos que especulan) y el hecho (esclavos que laboran). En lenguaje cotidiano hablamos de teoría y práctica subrayando el desdén por el saber, frente a la habilidad de la experiencia para solucionar los problemas. Pero la práctica no se opone a la teoría, son conceptos diferentes, la práctica es habilidad, experiencia, pericia, para realizar una tarea; la teoría es el primado del logos, de la razón, es la conexión desde Platón a Husserl de bíos theoretikós. Ahora bien, lo que para los clásicos era un proceso educativo, hoy se ha perdido y se ha convertido en una sumisión a la metodología.
  El rechazo de la teoría permite a una persona conducir un automóvil porque ha adquirido la pericia para dominar la máquina sin tener en cuenta si ha interiorizado las virtudes necesarias para pilotarlo sin beber alcohol o temerariamente poniendo en riesgo vidas ajenas. Habilita a un abogado ejercer la abogacía desconociendo si utilizará sus conocimientos para burlar las leyes; o a un profesor obtener su plaza sin que le motive lo más mínimo el aprendizaje de su alumnado.

 Es el primado de la práctica en oposición a la teoría lo que enmascara como error humano, actos que obedecen a falta de valores, de rigor, de búsqueda de la excelencia, pura patanería incapaz de ver más allá de su propia nariz y de profundizar por el odio a la teoría. Es la vuelta al punto de vista de la sociedad esclavista: limítense a los hechos y conduce a un modelo de sociedad que se vertebra para reverenciar a la estupidez. Vid. Es incapacidad de distinguir entre conocimiento y sabiduría: la cultura no ha suprimido la necedad, la ha perfeccionado,  y esta teoría no hace falta comprobarla en la práctica.

domingo, 26 de febrero de 2017

Mamigrina.


  Arturo Pérez Reverte en su discurso de ingreso en la RAE quiso abrir el hueco al lenguaje de los rufianes, gañanes, prostitutas, delincuentes y carcelarios en el Siglo de Oro: "Han transcurrido cuatro siglos y esa jerga del hampa, riquísima, barroca, salpicada de rezos y blasfemias, no está muerta ni es una curiosidad filológica".
  El Camino de Santiago comparte con el lenguaje golfaray riqueza filológica y presencia viva en la lengua. La RAE admite turigrino como neologismo aunque aún no incluido en el Diccionario. “¿Cuándo lo admitirá la Academia? No se sabe. Lo que sí se sabe es que no podrá oponerse a él. Término que tiene su gracia no ajena a la nuestra mejor literatura picaresca”.-Fundeu-.

  Si el signo por antonomasia del Camino es la flecha amarilla, como términos categoremáticos consagrados que forman parte de su cultura, nos encontramos con turigrino y hospitalero. Y como expresión ¡Buen Camino!
  La flecha amarilla está anudada a la figura de Elías Valiña; el término hospitalero viene de la Edad Media: Algunas personas acogen en sus casas a los peregrinos, son los hospitaleros medievales, otras donan bienes y enseres participando en una empresa colectiva en favor de la ayuda al peregrino y como christianitas, y había quien regalaba su propia cama para el hospital con ruego de que se ponga sobre ella su nombre y el peregrino rece un pater noster por su alma. Vid (en cursiva cito a Eliseo Sainz Ripa). El término turigrino en mi opinión es de aplicación para aquellas personas que ni hacen el camino por motivación religiosa o en sentido de búsqueda, ni como homo viator. -Vid- pero con una connotación despectiva que entronca con la figura del pícaro consagrado en nuestra forma de vida y en nuestra literatura.
  El saludo jacobeo de ultreia (o ultreya) et suseia está tomado del Codex Calixtinus. Vamos más allá y vamos más arriba era el saludo de ánimo entre peregrinos. Hoy el saludo comúnmente aceptado es buen camino.
  Herru Santiagu, Got Santiagu, E ultreia e suseia. Deus adiuva nos. ¡Oh Señor Santiago!¡Buen Señor Santiago! ¡Ultreia, suseia! ¡Oh Dios protégenos!

  ¿Qué diferencia hay entre buen camino y ultreia et suseia? Aparentemente ninguno, es una mera forma de transmitir ánimo. Pero el saludo del Codex es un encomendarse a Dios y a Santiago, y buen camino es un encomendarse a los pies. En otras palabras, una desacralización del Camino. Vid.
  De manera que podríamos afirmar que el término turigrino es el homenaje del Camino a la literatura picaresca; el término hospitalero entronca con el concepto medieval de christianitas y el saludo Buen Camino es su desacralización conforme a la concepción de la vida de la posmodernidad.
  Aludo sin más jardines a la distinción entre caminante y peregrino -Vid.- porque lo que interesa es el término mamigrinaCon ocasión de un artículo en el que rendía homenaje a María Josefina Rial Ferro y narraba la experiencia del encuentro de Peregrinos en Benidorm -Vid- cuando comenté con Pepe Tonda Martínez su contenido, surgió esa complicidad con el término mamigrina. Las lenguas se enriquecen con términos adoptados de otras lenguas, pero también lo hacen descomponiendo lexemas y morfemas. Si hay una matriz en el vocabulario del Camino sin duda alguna es el de peregrino. Surgen así de una forma natural turigrino y mamigrina. El primero tiene un mayor calado y uso, y el segundo está en ello.
  La primera vez que escuché ese término fue en Campobecerros (Camino Sanabrés) en alusión a Dña. Rosario. Fue un treinta de agosto de 2012 en mi etapa A Gudiña – Laza. El albergue de Campobecerros estaba cerrado para los peregrinos porque lo ocupaban los trabajadores del trazado ferroviario. Compartí con ellos caldo gallego y empanada en el pequeño local habilitado por Rosario para atendernos y darnos de comer, y ese tratarnos a todos como si fuera nuestra madre, provocó el comentario de uno de los trabajadores de la obra dirigiéndose a mí en términos cariñosos: Rosario es una madre, es como si fuera vuestra mamigrina. El 12 de julio de 2016 haciendo el Camino del Salvador, en mi etapa Poladura de la Tercia – Pajares, escuché a gente del pueblo referirse a Marisa igualmente como una mamigrina. En el citado encuentro de Benidorm, Pilar Suárez Barreiro posó como nuestra mamigrina.
  Filosofar es destruir el lenguaje fosilizado, en este caso el de hospitalero, y por otro lado, si el lenguaje es la construcción artificial del pensamiento, la experiencia cotidiana requiere de nuevos términos para conceptualizarla. En palabras técnicas, el pensamiento contrafáctico al servicio del lenguaje fáctico; la idea al servicio de la vida.
  El Camino lo entiendo como Unamuno, me hace sentir el pensamiento y pensar el sentimiento. Y el Camino también son etapas. Empiezas simplemente caminando, te conviertes en peregrino, te enganchas al Camino y después intentas devolver al Camino lo que te ha dado. Pero el Camino lo haces con los pies y con las manos de todas las personas que te prestan su ayuda, y a nuestras mamigrinas, lo mínimo que hay que darles es cariño, admiración y reconocimiento. Que el término mamigrina circule de boca en boca, ya forma parte del patrimonio inmaterial y oral del Camino por los méritos de esas madres....¡Ultreia et suseia!

domingo, 19 de febrero de 2017

Entre mamigrinas y encuentros. La tercera vía del Camino de Santiago.


 “Las cosas no son tal como son, sino tal y cómo las recordamos”.-Valle Inclán-

 En el foro de Facebook Amigos del Camino Inglés en un chat surgieron comentarios valorando cum laude el albergue de Delia de Sigüeiro, y tanto por la calidad humana de su hospitalera como por su fecha de apertura, la confundí con María Josefina Rial Ferro, hospitalera de O Fogar da Chisca. María José -Delia- me preguntó en qué fecha pernocté en Sigüeiro cuando hice mi Camino Inglés y le dije que con toda seguridad (porque tengo mi bitácora de las etapas y caminos recorridos), fue un 29 de agosto de 2013. Ella me sacó del error porque abrió en el 2014 y me comentó que tenía que tratarse de María Josefina -Chisca-.
  Me puse en contacto con Chisca, hablamos, le envié una foto del grupo que pernoctamos en su casa (aún no había abierto el albergue) y le conté la historia de aquél día...nos emocionamos y me sentí  agradecido tanto a los hospitaleros digitales como a las mamigrinas: Pilar Suárez Barreiro, María Josefina Rial Ferro, María José Pepa Albergue Delia, Marisa de Pajares, y otras muchas porque te hacen vivir el camino de una forma diferente a como lo hacen los hospitaleros.
  El 29 de agosto de 2013 me levanté sin agobio para iniciar la etapa en Bruma. Caminaba entre lo sobrado y lo cascado porque había enlazado mi Camino Primitivo con el Camino Inglés. En Sigüeiro solo tenía como opción un Hotel desviado del Camino, y mi determinación era llegar a Santiago (la etapa Eroski era Bruma- Santiago). De manera que me lo tomé sin prisa porque el día tenía muchas horas de luz, no llovía y no hacía un calor asfixiante. Desayuné en Vilariño y fui el último en retomar la etapa. Ese día el Apóstol se confabuló para que le echara pachorra. Justo antes de desviarme por la pista forestal y abandonar el asfalto a unos trescientos metros, llegó Benigno, el hospitalero de Bruma y detuvo su coche junto a mí. Me dio unas gafas de alta graduación que un peregrino había olvidado en el albergue. Me comprometí  a entregárselas a su dueño y nos despedimos. ¡Qué pedazo de hospitalero!, vaya mi reconocimiento a su persona.

  Aceleré mi marcha sin cadena porque tenía que alcanzar a todo el grupo antes de llegar a Sigüeiro...y así ocurrió....a uno por uno, le fui mostrando las gafas. Al final logré alcanzar al peregrino, un chico que estaba haciendo el Camino después de haber terminado su doctorado, al que Benigno le había hecho igualmente una reparación de urgencia en su bota con cinta de embalaje, y nos reagrupamos en la Casa do Concello para sellar.
 Entre el grupo había una chica que caminaba con tendinitis y la etapa se le ponía muy cuesta arriba. Pero allí apareció María Josefina -Chisca- y nos ofreció su casa para pernoctar. Era una proposición que no podía rechazarse con esa amabilidad y  hospitalidad con la que nos trató. Allí estaba como una mamigrina protectora.
  El cerebro límbico es el responsable de decidir qué es lo que memorizamos, y las emociones te marcan para siempre. Cuando hablé con María Josefina le dije que tenía la plena convicción como una percepción cartesiana clara y distinta, de que su hospitalidad para con los peregrinos empezó con nuestro grupo, pero eso es lo de menos. Lo esencial es subrayar que el Camino en sus rutas concurridas, imprime una cultura y un ethos: el Camino lo vive el paisano y el paisanaje. Pensemos por ejemplo en cómo es el encuentro con las gentes en el Camino de Invierno, tan diferente al del Camino Francés.
 El Camino por suerte ha enganchado a personas de toda laya y condición y proliferan las Asociaciones del Camino de Santiago y Amigos organizados sin organización, sin grupo ni estatutos ni burocracia. Se fomentan quedadas en las Redes Sociales, y se organizan encuentros como el último celebrado en Benidorm. Un éxito que hay que apuntar especialmente a Pilar Suárez Barreiro, Fernando Escudero, Pepe Tonda Martínez y Alberto Solana por su magnífica conferencia sobre el ayer y el hoy del Camino de Santiago.

 Parafraseando a Anthony Giddens el carácter diferenciador que han imprimido las mamigrinas al Camino junto a este tipo de roadshows permiten hablar de la tercera vía del Camino. En otras palabras, llevar al Camino fuera del Camino.
  “La acción genera estructura y la estructura genera acción” -Giddens- La acción como práctica social de grupos proporciona la herramienta de continuidad. Frente a viejos debates agotados sobre kilómetros, compostela, peregrinos, turigrinos, y profetas agoreros que vaticinan que el Camino morirá de éxito, la tercera vía: encuentros y mamigrinas reinventando el Camino entre Casandra y Clío. Entre la sacerdotisa de Apolo que vaticinaba tragedias y males; y la Musa de la Historia y la Poesía.

  “Como el arte de profetizar el pasado, se ha definido la filosofía de la historia. En realidad, cuando meditamos sobre el pasado, para enterarnos de lo que lleva dentro, es fácil que encontremos en él un cúmulo de esperanzas -no logradas pero tampoco fallidas-, un futuro, en suma, objeto legítimo de profecía”- Juan de Mairena. Antonio Machado-. Mi apuesta por el Camino es un desiderátum donde mamigrinas, hospitaleros y encuentros sustituyan el rumbo que siempre hay que corregir, como diría Walter Benjamin, para que vuelva la cara hacia el futuro sin dejarse arrastrar por el huracán del mal llamado progreso hacia su autodestrucción. ¡El Camino está muy vivo!

Si lo quiere imprimir o guardar en PDF

Print Friendly and PDF